08 diciembre 2013

SUPERACIÓN SIN LÍMITES


Nuestro amigo y nuevo compañero Paco Luengo, es la constancia personificada. Puro corazón. La mismísima fe llevada a la máxima expresión.

Paco, en sus quehaceres laborales, pasa horas y horas de pie, y aún así, desde hace nueve meses, practica el running regularmente como válvula de escape.
Cuando lo conocí, aprecié en primera instancia en su porte a una persona sometida al deporte con el fin de mejorar su condición física, pero pronto descubrí a un aplicado corredor casi obsesionado por aumentar su nivel, hasta tal punto que, poco a poco, día a día, carrera a carrera, kilómetro a kilómetro, se ha ido superando hasta lograr esta misma mañana, cubrir la distancia del medio maratón; 21 kms. en dos horas clavadas.
Junto a nuestro compi Gonzalo, he tenido la ocasión de presenciar esa gesta que para muchos pasará inadvertida, pero que para él, y para los que estamos cerca, significa mucho.
Hoy, amigo, has podido comprobar como tu perseverancia, tu tenacidad, tu aliento, tu capacidad de sacrificio y, permíteme el atrevimiento, hasta tu golfa osadía, han dado sus frutos. Ya ves que SÍ PODÍAS...
Este es sólo el principio. Sabemos que llegará el momento en que te atrevas a derrochar tu firmeza y valor en carreras de este tipo, pero de las oficiales, de las que elevan la estima de los corredores populares cuando cruzan la meta con las pulsaciones por las nubes y empapados en orgullo. Porque sí, querido Paco, los populares somos así, nos llenamos de gloria simplemente formando parte de un pelotón de semejantes con un dorsal asido al pecho y aferrado al sufrimiento placentero.
Desde el primer instante que empezamos a compartir contigo zancadas y charlas, nos percatamos que ibas a ser uno de los nuestros, un Rutero de verdad, porque cumples con creces los tres primeros mandamientos de nuestro grupo: ser buena persona, buen amigo y llevar la humildad por bandera.
Ahora, nueve meses después, veo su figura y me digo: «este tío los tiene bien puestos...».  Por eso, a todo aquél que piense que retos como el de Paco son inalcanzables, les instaría a que se mirasen en ese espejo, en el espejo de un hombre cabal y de un luchador que ha hallado en el running el antídoto a todos las trabas que nos pone la vida.

Bravo Paco... que grande eres!.

JC MANZANO


 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Poco se puede añadir a lo escrito por el maestro de la palabra, mi admirado Manzano, sobre la gesta del gran Paco,sobre lo escrito solo destacar el gran apoyo de Gonzalo, que desde un principio lo ha acompañado y animado.
La bondad de estas dos personas son digna de admiración, hay gente buena y humana pero a Paco y a Gonzalo, hay que echarles comida a parte. Admirable ambos personajes.


Fdo: El Tigre.

FRANCISCO JAVIER LUENGO dijo...

OLE,OLE Y OLE PAPA¡
Con 23 años recien cumplidos que tengo, no soy capaz de llegar a donde tu llegas, ya no solo corriendo sino sobre todo en la vida misma.

Eres un ejemplo de puro coraje, de constancia, de valor, de superación, de alcanzar metas, de ganas, de amigo, de padre y ahora de abuelo.

Eres un tio grande...y el mejor padre que se puede tener.
OLE MI VIEJO¡ que al mal tiempo le echa una carrerita.
TE QUIERO¡¡

Anónimo dijo...

Paco poco más puedo decirte, de lo que te han dicho los compañeros, decirte que tu evolución ha sido imparable, que es admirable de como estabas hace un año y de lo que para ti era una quimera correr unos pocos kilometros y de ahora cargarte 21km entre pecho y espalda, al alcance de poca gente; lo unico a animarte cuando puedas junto con el compi Gonzalo a disfrutar de una carrera popular y darte esa bienvenida cuando cruzes esa linea de meta porque cruzar la cruzaras seguro porque lo que es cojones le pones. Sin más felicitarte y si bueno darte la enhorabuena por el hijo que tienes que te ha escrito ese pedazo de comentario y muestra lo orgulloso que esta de su padre
que sentimiento más precioso.
Ole tus cojones.
Un saludo Loren.